lunes, 26 de noviembre de 2012

DEFINICION


EL ALCOHOLISMO

Definición

Existen muchas formas de definir, ya sea el alcoholismo como a la persona dependiente del alcohol, pero de todos es bien conocido que se considera que una persona es alcohólica cuando pierde la libertad de abstenerse de consumir alcohol.
Por tanto, el alcoholismo es una enfermedad adictiva en la que el enfermo no puede controlar el consumo de alcohol que en la mayoría de las ocasiones es un consumo excesivo y prolongado.
Todo lo que se ha expuesto, como lo que se continuará detallando afecta tanto a hombres como a mujeres, por lo que, debemos considerar todo el análisis por igual para ambos sexos. Bien es cierto que se deberán tener en cuenta algunas matizaciones, pero desde un punto de vista globalizador, existen muchos puntos comunes.

Clasificación

Vamos a intentar dar algunos de los criterios para clasificar los diferentes tipos de alcoholismo, evidentemente, no es una clasificación cerrada ni única.
Los adultos pueden clasificarse, según la cantidad de alcohol que consumen, en:
Abstemios.
Serías aquellas personas quienes no disfrutan o muestran un desagrado activo al gusto y a los efectos del alcohol y en consecuencia, no tienen interés en repetir la experiencia.
Igualmente están los no bebedores preocupados, que no solamente se abstienen si no que buscan el persuadir o coaccionar a otros que comparten su abstención.
2. Bebedores sociales
Beben con sus amigos. El alcohol es parte de su proceso de socialización, pero no es esencial, y no toleran una embriaguez alteradora. Esta embriaguez es rara, puede ocurrir sólo durante una actividad de grupo, tal como una boda, una fiesta o el día de año viejo, momento en que se permite bebida en exceso.
3. Alcohólicos Sociales
Se intoxican con frecuencia, pero mantienen ciertos controles de su conducta. Prevén las ocasiones que requieren, de modo rutinario, tomar “un par de copas” antes de ir a casa. Son personas que les gusta ir siempre a los mismos lugares de bebida con gran tolerancia al alcohol. Un alcohólico social encontrará tiempo para una copa por lo menos, antes de la cena. Su bebida no suele interferir en su matrimonio ni gravemente en el trabajo mientras mantenga esta situación.

Características


Comparación de los efectos negativos del alcohol con las otras 20 drogas más usuales.
Hasta el momento no existe una causa común conocida de esta adicción, aunque varios factores pueden desempeñar un papel importante en su desarrollo y las evidencias muestran que quien tiene un padre o una madre con alcoholismo tiene mayor probabilidad de adquirir esta enfermedad, una puede ser el estrés o los problemas que tiene la persona que lo ingiere.
Eso puede deberse, más que al entorno social, familiar o campañas publicitarias, a la presencia de ciertos genes que podrían aumentar el riesgo de alcoholismo.
Algunos otros factores asociados a este padecimiento son la necesidad de aliviar la ansiedad, conflicto en relaciones interpersonales, depresión, baja autoestima, facilidad para conseguir el alcohol y aceptación social del consumo de alcohol
Tipos de alcohólicos

Bebedor Social: Personas que siempre que se encuentran en una situación social, necesitan beber para sentirse más sueltas y divertidas. Pueden estar sin beber, pero en reuniones sociales no limitan el consumo de alcohol, y lo hacen hasta sentirse "alegres".


Bebedor Fuerte: Bebedores que toman mucha cantidad de alcohol, independientemente o no de las comidas, y casi todos los días de la semana. Para estos, la bebida es una parte importante de su vida, y una fuente de placer y diversión.  A pesar de que durante  el día toma mucho alcohol, no ha perdido la capacidad de controlar cuánto y hasta cuándo tomar, por lo que rara vez llegan a tener complicaciones sociales, familiares o laborales. El bebedor fuerte raramente se embriaga en momentos o lugares no adecuados, y suele elegir cuando, donde y con quien beber.

Ebrios ocasionales: En general, son bebedores "fuertes", que ocasionalmente buscan embriagarse. Suelen ser grupos de "compañeros" con los que salir a "festejar", y ya antes de comenzar con la fiesta tienen intención de emborracharse.Su forma de beber se relaciona con una idea de diversión, sin que exista necesidad física.

Bebedor alcohólico: La línea que separa a este bebedor, de los anteriores "bebedores problema", es la pérdida de control sobre la ingestión de alcohol. No puede elegir el momento, ni la cantidad, ni los efectos  del alcohol en su organismo.  No puede decir "basta y por tanto beberá hasta quedar intoxicado. En este caso, y progresivamente, aparecen los trastornos asociados al alcoholismo en todas las áreas de su vida: Física, emocional, familiar, social y laboral. (Clasificación del Dr. A Cormillot)


¿Cuáles son las causas del alcoholismo?

No se pueden enunciar causas definitivas del alcoholismo. Algunos estudios sugieren que podría existir una determinación genética que produciría en una persona una tendencia a la adicción al alcohol.
Otras investigaciones señalan características de personalidad y contexto social que influirían en el hábito de beber excesivamente, hasta alcanzar grados de alcoholismo. Es alta la incidencia de esta adicción en el total de la población, un 10% de las personas que ingiere este tipo de bebidas son alcohólicas. Entre los adictos al alcohol se pueden encontrar muy diversos tipos de personalidad.

SÍNTOMAS del alcoholismo

Complicaciones:
Psicológicas:
Alucinosis alcohólica.- Caracterizado por son ilusiones y alucinaciones auditivas, frecuentemente acusadoras y amenazadoras; el paciente suele ser aprensivo y puede estar aterrorizado.

Delirium tremens.- Consiste en un ataque muy agudo, una especie de locura donde el paciente ve imágenes espantosas y alucinantes, puede estar asociado a la abstinencia. Pueden producirse pesadillas, alucinaciones.

Síndrome de Korsakof; Se caracteriza por una grave alteración de la memoria reciente, a menudo compensada por la confabulación.

Intoxicación Patológica.- Es un síndrome caracterizado por movimientos repetitivos y automáticos y por la aparición de excitación extrema con comportamiento irracional no controlado tras ingerir una cantidad relativamente pequeña de alcohol.
Físicas:

Corazón: En grandes dosis, aumenta el riesgo de sufrir infartos.

Aparato digestivo: Aumenta hasta 18 veces el riesgo de contraer cáncer de boca, garganta o esófago. Inhibe la absorción de algunas vitaminas vitales como la B.

Cirrosis Hepática: Enfermedad crónica del hígado que cursa con destrucción irreversible de las células hepáticas. Puede causar la muerte.

Gastritis.- Inflamación aguda o crónica de la mucosa del estómago, En la gastritis aguda hay, formaciones nodulares y a veces hemorragia de la pared gástrica. En la gastritis crónica se produce, además, una transformación progresiva de la mucosa a tejido fibroso.

Sexualidad: Los hombres pierden la potencia sexual y a las mujeres se les inhibe el deseo. Beber provoca grandes desarreglos hormonales y menstruales.

Alcoholismo fetal.- Ingestión de alcohol durante la gestación, incluso en cantidades moderadas, puede producir daños graves en el feto, especialmente retraso en el desarrollo físico y mental. Deformaciones faciales, defectos cardiacos, crecimiento deficiente.

6.- EVOLUCIÓN Y CURSO CLÍNICO.-
La mayor parte de alcohólicos se inician en el alcohol antes de los 18 años, sin embargo las complicaciones serias se ocurren alrededor de 10 años después de haber iniciado el consumo.
Jellinek distingue 4 etapas de evolución de la enfermedad:

1.- Fase pre-alcohólica oculta.- El individuo bebe en su medio social y atribuye a este los problemas que surgen, no hay alteraciones físicas ni problemas en su funcionamiento.

2.- Fase prodrómica.- Aparecen las “lagunas”. La persona empieza a preocuparse por su manera de beber.

3.- Fase básica o decisiva.- Perdida del control de la ingesta de alcohol cuando bebe la primera copa no para hasta estar intoxicado, luego pasa por un periodo de abstinencia hasta volver a la primera copa; promete enmendarse, deja el trabajo, y empieza su deterioro social y físico.

4.- Fase crónica.- El enfermo se embriaga en el día y durante el trabajo, consume colonias, alcohol medico. Hay irritabilidad y deterioro de la personalidad. Se embriaga con pequeñas cantidades y son frecuentes las psicosis alcohólicas.

DIAGNOSTICO:
El diagnostico precoz del alcoholismo se dificulta ya que ni el medico ni el paciente reconocen que existen problemas con la bebida hasta que la enfermedad es muy avanzada.
Se debe tomar en cuenta que antes que el enfermo busque ayuda por su alcoholismo, lo hará buscando ayuda por: complicaciones derivadas del alcohol como delirium tremens, cirrosis, pérdida de memoria, Nauseas, Dolor abdominal, temblores.
No necesariamente debe llenar los criterios diagnósticos para el alcoholismo, basta que haya tenido algún problema relacionado con la bebida para que piense en suspenderla.
TRATAMIENTO:
Presenta una complejidad especial, dada la frecuente tendencia a la recaída. Este debe ser integral:

1.- En el aspecto físico , neurológico y nutricional.- Ya que el alcohol pudo haber causado daños en estos niveles (déficit de vitaminas, a daño neuronal, gástrico).

2.- Aspectos Psicológicos.- Saber descubrir y desmontar las maniobras defensivas pues el alcohólico se muestra cordial y amistoso, pero es desconfiado y tiende a mentir.

3.- La familia.- El apoyo de esta será de gran importancia para la rehabilitación.

4.- Sociedad.- Las circunstancias sociales influirán mucho, pues si esta en un ambiente plagado de alcohol será un poco mas tardía la recuperación.
El tratamiento puede ser ambulatorio o recurrir de hospitalización durante crisis severas.
La psicoterapia de grupos de alcohólicos, la cual ha tenido aceptable eficacia curativa. Se basa en apoyo mutuo, en el reconocimiento y la aceptación de las desagradables consecuencias médico-sociales debidas a la excesiva ingestión de sustancias alcohólicas.

 Además de los trastornos en las relaciones sociales y laborales, los efectos tóxicos del alcohol dañan algunos órganos vitales, como el cerebro, el hígado y el corazón.

Las lesiones en el hígado pueden llevar a la persona alcohólica a un coma hepático, que puede ser mortal. Se presenta con temblores en las manos, somnolencia, y confusión, debe ser tratado inmediatamente.

El abandono -sin tratamiento- súbito al consumo de alcohol, puede provocar en una persona con esta adicción un síndrome de abstinencia. Sus síntomas son sudoración, náuseas, temblores y alucinaciones. En casos más agudos se produce delírium trémens o psicosis amnésica.
Cabe mencionar que la mala costumbre de no ingerir alimentos durante la intoxicación alcohólica conduce con el tiempo a padecer una cirrosis hepática alcohólico-nutricional irreversible.

TRATAMIENTOS Y RECOMENDACIONES para el alcoholismo

El método más eficaz para abandonar el consumo abusivo del alcohol, son los grupos de Alcohólicos Anónimos u otras instituciones similares, en los que los mismos alcohólicos se ayudan entre sí.
Existen grupos con diferentes orientaciones (religiosos o laicos), y que agrupan a personas con distintos intereses profesionales o sociales. En esos grupos los alcohólicos buscan y construyen un círculo de relaciones ajeno al consumo de alcohol y procuran recuperar la autoestima y la confianza sin intervención de la bebida.